¿Tienes alguna pared “en blanco” en tu oficina? En caso afirmativo, voy a darte algunas ideas para su “decoración”. En caso negativo, elimina alguno de esos armarios con archivadores de hace 10 años y deja que salga a relucir la espléndida pared que hay detrás. Y, si no es tan espléndida, una mano de pintura blanca bastará para dejarla a punto de caramelo para nuestro propósito.

En realidad, el post no va de decoración. Lástima. El post va de reingeniería de procesos de negocio. ¿Suena un poco rimbombante? Quizás, pero dicho raso y llano trata de cómo mejorar la forma en la que las personas trabajan en un equipo. A eso es a lo que me dedico con cierta frecuencia… Leer más